Reglas básicas para progenitores en proceso de separación o divorcio

  • Padres y madres, tienen dos funciones diferenciadas, la relación conyugal y la relación parental. son dos funciones independientes que deben guardar un equilibrio que las diferencie y a la vez las conserve.
  • Es fundamental reconocer la inestabilidad que produce la separación, aceptar las responsabilidades en él y saber diferenciar las funciones maritales de las parentales.
  • Los que se separan son los padres/madres ( relación conyugal), no los hijos/as de sus padres/madres ( relación paterno-filial).
  • El resultado de las investigaciones realizadas sobre las reacciones de los hijos/as al divorcio o separación, indica que el conflicto entre los progenitores que continua sin resolverse y que se expresa delante de los hijos de forma abierta y manifiesta, tendrá consecuencias negativas para estos, y estas consecuencias pueden perdurar a lo largo del tiempo.
  • El proceso de separación es un evento especialmente crítico, pues hay preocupaciones y conflictos en la pareja e incertidumbre en los hijos/as. Esta incertidumbre se puede ver especialmente agravada si los progenitores no gestionan el proceso de separación de manera positiva.
  • El conflicto entre los progenitores tiene una influencia más duradera y destructiva sobre los menores que la propia separación.
  • Es normal tener sentimientos de ira, resentimiento, abandono y rechazo durante el proceso de separación, y los padres/madres suelen caer en el error de expresarlos delante de sus hijos/as. Cuanto más cordial, controlada y coordinada sea la relación de los progenitores, mayor serenidad y estabilidad generarán en los hijos/as a pesar de la separación.
  • La mayoría de los hijos/as no quieren que sus padres se separen y no quieren verse obligados a ponerse de parte de uno de ellos. Enredar a los hijos/as en sus peleas puede tener consecuencias perjudiciales. No importa que el motivo de sus padres o de su madres ea revelar la verdad, o desahogarse, cuando un niño/a oye a alguien en quien confía hablar mal de una persona querida por él, el efecto suele ser negativo.
  • La ruptura es sin duda un evento traumático en la vida de la familia, pero si se gestiona de manera adecuada, no tiene por qué ser disfuncional.

1.divorcio

En relación a las actitudes y comportamiento que adopten los progenitores durante el proceso de separación, podemos hablar de dos formas de separarse:

  1. Divorcio destructivo- Caracterizado por peleas, desencuentros constantes, pobre protección hacia los hijos/as, no reconocen su propia responsabilidad en el problema y suelen buscar aliados que refuercen su postura. La relación de la expareja es a través de litigio y prima la necesidad de ganar. En estos casos surge la necesidad de un tratamiento dirigido a la cooparentalidad y a salvaguardar el bienestar de los menores.
  2. Divorcio como fase del ciclo vital- Cuidado y protección de los hijos/as. hay dolor por la perdida pero termina por aceptarse. Se producen disputas en la primera fase de separación, pero pronto se reconoce la propia responsabilidad y el conflicto se resuelve sin litigio. Los progenitores saben separar la ruptura de la pareja de la función parental compartida. Se produce una búsqueda de apoyo efectiva en la red social.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s