¿ Influyen las expectativas de los padres/madres en el desempeño escolar de los hijos/as?

Imagen

Si usted espera que su hijo/a triunfe en la escuela, sus posibilidades de éxito aumentarán considerablemente. Tenga bajas expectativas, y seguro que él fracasará.

Los niños/as por lo general son muy conscientes de cómo los perciben sus padres y es común que ellos ajusten sus acciones a esa percepción. Por ello es importante tener buenas expectativas hacia el logro de nuestros hijos/as y comunicárselas y también es importante que esas expectativas estén basadas en las aptitudes y capacidades de su hijo/a.

El efecto Pygmalion

En 1964, Roshental y Jacobson realizaron un experimento en una pequeña escuela Californiana, que produjo lo que ellos denominaron el “Efecto Pygmalión”.

Se platearon la siguiente cuestión. Las expectativas favorables del maestro ¿Inducen por si mismas, un aumento significativo en el rendimiento escolar de los alumnos? Para demostrar esta hipótesis, se realizó el siguiente experimento:

Se les hizo un test de inteligencia a todos los alumnos de la escuela. Se les dijo a los profesores que aquel test era capaz de identificar los alumnos que en los próximos meses destacarían claramente sobre el resto de la clase. Una vez realizado el test, se les dio a los profesores una lista con el nombre de los alumnos “especiales”, los que supuestamente gozaban de una capacidad extraordinaria para el aprendizaje y la creatividad. Lo que no se le comunico a los profesores, es que la lista se había hecho al azar, sin tener en cuenta las puntuaciones del test. Transcurridos 6 meses se les volvió a pasar a los alumnos el mismo test y los resultados demostraron que los alumnos especiales habían aumentado en sus puntuaciones. Este experimento nos viene a demostrar el poder que tienen las expectativas de los adultos significativos en el desempeño escolar de los niños/as.

A continuación relatamos una historia real que viene a constatar el enorme impacto que tienen las expectativas positivas y realistas sobre el comportamiento y en este caso, sobre el desempeño escolar.

Juan, un estudiante mediocre y vago de 4 de la Eso, fue sometido junto con sus compañeros a un test de inteligencia. Debido a un fallo en el ordenador que iba a procesar su test y que paso inadvertido, el coeficiente de Juan resulto imprevisiblemente alto. Al saberlo los profesores comenzaron a mirar a Juan con otros ojos y a tratarlo como un chico con altas posibilidades. En respuesta a esta nueva situación, Juan comenzó a creer en sí mismo, en su capacidad intelectual, descubrió recursos propios que ignoraba poseer, en definitiva, se afianzo su autoestima y concluyó brillantemente sus estudios.

Aunque mediante este experimento se vino a demostrar el poder que tienen los maestros en el aula para motivar y potenciar las capacidades de sus alumnos, igualmente los padres y madres en el entorno familiar, tienen una poderosa influencia sobre sus hijos/as .Como hemos expuesto anteriormente, cuanto más positivas sean nuestras expectativas sobre su capacidad para aprender y mejorar día a día, más motivados y mejor autoestima van a tener ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s