Coaching Familiar

coaching-istock-pic-medium

La convivencia familiar a veces no es fácil, y surgen problemas que hay que resolver. Gestionar una buena dinámica familiar requiere tiempo, paciencia y a veces ayuda profesional.

Las sesiones de coaching familiar están diseñadas para facilitar a las familias las herramientas y técnicas necesarias para resolver conflictos, llegar a compromisos y aprender a transformar las etapas del ciclo vital con más dificultades, en situaciones más cómodas y llevaderas.

¿Qué es el coaching familiar?

El Coaching es un método de entrenamiento a través un gran conjunto de herramientas para guiar a las persona desde dónde están ahora, a dónde quieren estar. Durante un proceso de coaching familiar, el entrenador o coach entrará  en el hogar para trabajar con todos los miembros de la familia, localizar el foco de los problemas y acompañarlos en los cambios que les posibilitarán alcanzar una convivencia funcional y armónica.

Las sesiones de coaching están planificadas para poner las situaciones problemáticas en perspectiva,  y que todos puedan ver la situación como un todo y aprender a aceptar y asumir la parte que juegan. Una vez que cada miembro de la familia acepta que las cosas necesitan cambiar, todos comenzarán a explorar nuevas formas de relacionarse más positivas que propiciarán una convivencia mucho más feliz.

A diferencia de la psicoterapia, el coaching familiar no trata de llegar a la raíz de los problemas. La idea es que el entrenamiento sirva para no culparse unos a los otros por lo ocurrido, ni entrar en discusiones eternas sin salida, sino avanzar configurando una nueva dinámica familiar, desarrollando nuevos patrones de interacción entre sus miembros y nuevos hábitos de conducta y vínculos compartidos.

A través del coaching se entrenan también las emociones, ayudando a las personas a entender sus emociones y aprender cómo estas podrían estar afectando a todos los demás. Todo ello procura una mejora de la comunicación, que permite aclarar malentendidos y comportarse de forma más justa los unos con los otros. Durante las sesiones de coaching todos tendrán la oportunidad de dar su opinión, de ser escuchados y tenidos en cuenta, propiciando el caldo de cultivo para la adopción y mantenimiento  de un compromiso duradero.

Recuerda: La vida familiar feliz y pacífica sólo puede lograrse realmente con la combinación perfecta de compromiso, orden, respeto mutuo y comprensión.

Francisco Góngora.

Interacción familiar y generación de conflictos.

Imagen

En todas las familias es frecuente y normal atravesar dificultades y tener problemas, en algún momento de su desarrollo y evolución. Una situación de tensión en la familia mantenida en el tiempo requiere de ciertos cambios y ajustes que ayuden a encontrar ese equilibrio perdido, con lo que será necesario revisar el sistema de relaciones entre los miembros (probablemente habrá que redefinirlo), así como los valores, roles y los objetivos del sistema familiar. Una cosa es lo que los miembros de la familia perciben como problema, y la otra es el problema en sí, los obstáculos reales, pues los más importantes y decisorios por lo general permanecen ocultos, y es con la ayuda de un profesional que pueden salir a flote, pues él será el encargado de llegar hasta la raíz del conflicto.

Es bastante común sentirse perdido, incluso desorientado en estas situaciones, y fruto de esta confusión es más difícil ver las diferentes opciones que se presentan ante nosotros… pues siempre hay opciones. La cuestión está en verlas y en saber aprovecharlas.

La vida en familia es un medio educativo para todos sus miembros. Todos los cambios pueden permitir a la familia crecer y madurar en su conjunto, así como preparar a sus miembros para afrontar, tanto en grupo como individualmente, los conflictos que le depare esta maravillosa experiencia que es la vida.  Sigue leyendo “Interacción familiar y generación de conflictos.”