Derecho de Familia para Mediadores.

Family counseling people problem solution puzzle

La resolución de conflictos en materia de familia, a través de la vía judicial, provoca en muchos casos la agudización del conflicto interpersonal de los adultos, el deterioro de las relaciones paterno- filiales, y numerosos incumplimientos de las sentencias dictadas en los juicios, y todo ello a consecuencia del papel tradicional que genera la dinámica del proceso civil contencioso de victima/culpable, ganador/perdedor. Los procesos judiciales, suelen generar una profunda insatisfacción en las personas que los protagonizan, que en la mayoría de los casos no ven cumplidas sus expectativas.

La mediación viene a salvar estos inconvenientes y desde el ámbito del Derecho de Familia, la podemos definir cómo “un proceso de construcción y reconstrucción del vínculo familiar sobre los ejes de la autonomía y de la responsabilidad de las partes afectadas por un conflicto, en cuyo proceso interviene un tercero imparcial, independiente y neutral, para facilitar, la reanudación de la comunicación entre las partes y la autogestión del conflicto dentro del ámbito privado familiar, teniendo en consideración la peculiaridad de las situaciones, su diversidad e idiosincrasia”.

Una pareja en proceso de ruptura que acude a mediación familiar, no sólo debe de gestionar los aspectos patrimoniales de la separación, sino que han de gestionar sus relaciones futuras con los hijos/as y todo lo que ello conlleva. Uno de los derechos básicos de los menores que forman parte de la familia en la que se produce la ruptura, es no verse obligados a romper el vínculo con ninguno de sus progenitores o cuidadores, ni sufrir las consecuencias negativas de la separación. En mediación, el bienestar de los menores tiene que protegerse y el mediador velará siempre porque los acuerdos a los que lleguen las partes no vulneren su derechos fundamentales.

En este artículo voy a exponer de forma breve  la normativa que regula las relaciones paterno filiales en casos de separación y divorcio y que recogen los distintos ámbitos de actuación que deben de ser tenidos en cuenta en el proceso de negociación de la mediación familiar, es decir, los diferentes acuerdos a los que tienen que llegar los progenitores y que responden a los derechos que adquieren los hijos/as tras la ruptura familiar.

La patria potestad – En el art. 154 del Código Civil se estipula textualmente que “los hijos no emancipados estarán bajo la potestad de los progenitores” y se ejercerá siempre en beneficio de los menores, de acuerdo con su personalidad y con respeto a su integridad física y psicológica.

La patria potestad es ejercida por los dos progenitores tras el cese de la convivencia en los casos de separación o divorcio. Esto conlleva que una de las funciones del ejercicio de la misma, enumerada en el art. 154 del C.C, relativa a tener en su compañía a los hijos/as, se establezca en función de que se le atribuya a uno de ellos la guarda y custodia o se le asigne  a los dos si se acuerda que la custodia sea compartida. Otro de los aspectos a regular es el establecimiento de un régimen de comunicaciones, visitas y estancias, que permita a los menores estar con ambos progenitores.

Las medidas sobre el cuidado de los hijos/as siempre se adoptarán en beneficio de estos, y es aconsejable que sean los propios progenitores los que propongan el régimen de custodia. La mediación familiar se convierte por tanto en el mejor escenario para llegar a un consenso sobre la adopción de estas medidas, siendo la familia la protagonista de estructurar su convivencia tras la separación.

La vivienda familiar: El art. 96 del Código Civil contiene que “en defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella, corresponde a los hijos/as y al cónyuge en cuya compañía queden. Este artículo establece un uso limitado de la vivienda familiar ya que llegará un momento en el que los hijos/as alcancen la mayoría de edad y con ello una independencia económica.

Este es un campo de trabajo importante, ya que la atribución de la vivienda familiar o los derechos sobre la misma a uno de los cónyuges suele provocar un agravamiento del conflicto. La mediación familiar ofrece la posibilidad de que sean  las partes las que adopten un acuerdo que sea beneficioso para ambos y no provoque situaciones desigualitarias.

La pensión  alimenticia: El art. 154 del C.C incluye entre otras, la obligación de los progenitores de velar por sus hijos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral. Se entiende por alimentos todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica y educación e instrucción del menor de edad.

El art. 146, habla de la proporcionalidad entre las cantidades establecidas como pensión de alimentos y las posibilidades económicas del progenitor que ha de abonarla. La pensión normalmente se fija mediante una cuantía periódica mensual que debe de satisfacer el progenitor que no tiene la custodia. En el supuesto de custodia compartida también se fijara una cantidad que irá destinada al menor y que proporcionarán ambos padres. La cuantía dada como pensión de alimentos es provisional, ya que es susceptible de modificación si cambia alguna de las circunstancias tenida en cuenta a la hora de establecerla.

Son los progenitores los que mejor conocen su poder adquisitivo, cuales son sus ingresos y los gastos que les producen sus hijos/as, estando en mejor situación para determinar la cantidad atribuida a la pensión que mejor se ajuste a sus circunstancias y a las necesidades del menor. Una vez más la mediación adopta aquí un papel fundamental para ayudar a las partes a tomar decisiones y llegar a acuerdos a la hora de determinar la pensión alimentaria de sus hijos/as.

Aspectos patrimoniales del divorcio: Los mayores conflictos surgen en relación a la división del patrimonio adquirido durante el matrimonio. Debido a las dificultades que puede causar esta cuestión, sería aconsejable que las partes reciban asesoramiento jurídico sobre cómo hacer la liquidación del reparto de bienes. El proceso de mediación admite la colaboración de otros profesionales para aconsejar a las partes a la hora tomar sus propias decisiones.

El derecho de visita de los abuelos a sus nietos: Los abuelos tienen derecho a un régimen de visitas con sus nietos, independientemente de las relación que puedan tener con los padres de estos. El régimen de visitas de los nietos con los abuelos, venía siendo reconocido por la jurisprudencia, pero fue expresamente introducido en el C.C por la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelo.

La mediación se erige como un sistema eficaz para establecer un sistema de visitas entre abuelos y nietos que garantice un contacto mutuo, e impida la interrupción de las relaciones de los menores con sus familiares. En mediación se trabajará en todo momento para disolver las hostilidades, evitar las confrontaciones y orientar a los interesados hacia un horizonte de colaboración que resulte en beneficio del desarrollo y estabilidad del menor, evitando que sean los tribunales los que decidan.

Tras analizar brevemente los asuntos que tienen que resolver las partes tras la separación, llegamos a la conclusión de que son los progenitores los más capacitados para tomar decisiones acerca de como estructurar su vida familiar. Para ello, estimamos necesario que la mediación sea considerada como una alternativa de orden prioritario para ayudar a las familias a aclarar sus problemas, posibilitando acudir a los juzgados con el conflicto personal resuelto, o al menos parcialmente, sin perjuicio de que se le pueda someter al juzgador algún asunto puntual, por un verdadero desacuerdo que ha sido imposible solucionar.

Hagamos de la Familia el mejor lugar para crecer.

Francisco Góngora.

Anuncios

La Mediación como instrumento de conciliación familiar.

300x200_mediationfam

En el año 1981 se vuelve a admitir de forma legal en España el fin del matrimonio, tras ser derogada la primera ley de divorcio en 1932. En 2005, entraba en vigor la Ley del divorcio express y las cifras de parejas que interponen una demanda judicial de separación o divorcio según el Instituto Nacional de Esatadistica, se disparan en un 42% con respecto al periodo anterior.

En la actualidad, el número de parejas que deciden separarse va en aumento. Las demandas de disolución matrimonial crecieron el 6,9% en 2014 con respecto a 2013. Los últimos datos del Consejo general del poder Judicial (CGPJ), muestran que los divorcios, separaciones y nulidades pasaron de 124.975 en el año 2013 a 133.643 en el año 2014. Aunque no es la primera vez que la cifra sube de un año a otro, sí es la más alta desde 2007, justo antes del inicio de la crisis económica en España, cuando se registraron 141.280 demandas de disolución.

La separación o divorcio en la mayoría de los casos supone una ruptura de la unidad familiar establecida y una reorganización de la vida de las personas implicadas. Si este proceso, que suele ser largo y doloroso, no se realiza de forma adecuada, puede tener consecuencias muy negativas, sobre todo para la vida de los hijos/as menores.

El sistema tradicional, el juridico-legal, que se ha venido empleando para resolver este tipo de litigios familiares ha demostrado sobradamente su ineficacia y las razones que podemos exponer son las siguientes:

  • Existe una clara inadecuación entre el instrumento que se emplea (proceso contencioso) y el problema a resolver (conflicto familiar) y ello se manifiesta en una agudización del conflicto interpersonal de los adultos, deterioro de las relaciones paterno- filiales, y en numerosos incumplimientos de la sentencia, consecuencia del papel tradicional que genera la dinámica del proceso civil contencioso de victima/culpable, ganador/perdedor.
  • Todo ello origina una profunda insatisfacción con el resultado final de los procesos litigantes en las personas que los protagonizan, que en la mayoría de los casos no ven cumplidas las expectativas que habían depositado en él.
  • Por otro lado, la naturaleza del conflicto en si, es incompatible con este tipo de procedimiento, ya que tienen como base relaciones de carácter muy personal con una fuerte carga emocional y su desconocimiento hace incurrir en soluciones irreales, que no se ajustan a las características o idiosincrasia de la familia a la que va destinada, por no mencionar el impacto que tiene en los hijos el hecho de que sus padres no puedan resolver sus desavenencias mediante la vía del dialogo, que es más pacífica y ofrece mayores alternativas dada su flexibilidad.
  • Los conflictos familiares tienen como singularidad que se van modificando a lo largo del tiempo en función de los cambios que se van produciendo en las personas implicadas y por tanto se dan numerosos casos de resoluciones judiciales que en el momento de ser dictadas, nada tienen que ver con la realidad del conflicto al que se refieren.

Atendiendo a esta perspectiva, desde hace varios años y cada vez con más fuerza, se esta estableciendo la Mediación Familiar cómo un método alternativo para la resolución consensuada de los conflictos, que viene a mejorar la calidad de la respuesta jurídico-legal a los ciudadanos, planteando como objetivo último la pacificación de las disputas familiares.

En este ámbito, la mediación se ha mostrado especialmente eficaz sobre todo en el diseño de mecanismos tendentes a evitar la ruptura familiar o a que ésta se lleve a cabo con el menor dolor posible para todos los implicados.

Para ello se establecen en España diferentes Leyes Autonómicas como la Ley 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía, que regula esta práctica, con el fin de reducir las consecuencias negativas derivadas de la separación o divorcio para todos los miembros de la familia, de mantener una comunicación y un dialogo provechoso y en especial garantizar el interés primordial de los hijos, y que estos puedan integrar el cambio y adaptarse a la nueva situación de manera adecuada.

Creemos totalmente en el poder de la Mediación como un instrumento social de inestimable valor y por ello vamos a exponer los beneficios que supone la elección de esta vía en la resolución de los litigios familiares derivados del proceso de separación o divorcio.

  • La mediación tiene como esencia la participación activa y responsable en la toma de decisiones de los implicados, ya que permite que sean ellos mismos los que resuelvan sus diferencias. Durante la misma se cimentaran las bases para que las partes se sientan protagonistas tanto del proceso como de los resultados.
  • Supone una mejora de la comunicación entre las partes. Con la ayuda del mediador que reconduce la comunicación, los participantes pueden volver a hablarse y escucharse. El proceso de mediación permite que todas las personas del núcleo familiar puedan hablar y se escuchadas, incluso los hijos si se considera conveniente.
  • Permite generar acuerdos creativos, ya que el mediador trabaja con las partes para producir todas las soluciones posibles, buscando y proponiendo acuerdos que solucionen el problema planteado. Con esto, no solo nos referimos a los acuerdos que quedarán recogidos posteriormente en el convenio regulador de separación, como son, el tipo de custodia o el régimen de visitas que se va a establecer , sino acuerdos que también consideramos de vital importancia, como son el establecimiento de pautas comunes en la educación de los hijos/as, cómo va a ser la necesaria comunicación que se va a establecer entre los progenitores, y en definitiva todos aquellos aspectos importantes que giran en torno a la vida de sus hijos/as y que sean necesarios determinar. Supone por tanto la posibilidad de elaborar un plan de coparentalidad que les permita ejercer su labor como progenitores en igualdad de condiciones, desarrollando el mejor entorno de convivencia posible dada la situación de separación, estableciéndose así un estado de idoneidad que les permita ejercer con responsabilidad sus derechos y responsabilidades sobre sus hijos/as.

Estimamos necesario que la mediación familiar sea ampliamente conocida y  las personas tengan la oportunidad de poder elegir autónomamente cómo desean resolver sus conflictos familiares, en caso de considerarlo necesario, pudiendo optar por la mediación familiar como un recurso voluntario al alcance de las personas, para la solución de litigios familiares por la vía del mutuo acuerdo, con la intervención de un equipo mediador imparcial y neutral.

Francisco Góngora.

 

Custodia compartida y conflictividad entre los progenitores.

Alta conflictividad entre los progenitores y custodia compartida.

Los profesionales que nos dedicamos a la intervención y a la mediación con familias , hemos podido confirmar lo perjudicial que es para los hijos/as el mantenimiento de una  una alta conflictividad entre los progenitores a lo largo del tiempo. En este sentido, uno de los asuntos que genera más controversia  es el tipo de acuerdo sobre custodia que resulta más beneficiosa para los menores cuando existe conflicto abierto y manifiesto entre los padres.

Los expertos durante mucho tiempo han desaconsejado el establecimiento de una custodia compartida cuando se constata que existe una  falta de entendimiento entre los progenitores  y una alta conflictividad que perjudica el interés del menor. Una sentencia reciente emitida por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (TS)  ha rechazado conceder a una pareja de hecho de Sevilla la custodia compartida sobre la hija menor de edad de ambos porque existe entre los padres “una situación de conflicto que dificulta gravemente el normal desarrollo” de dicha custodia compartida. Ver mas sobre la noticia: http://goo.gl/ywDUuA.

Sin embargo, muchos estudios han demostrado que a pesar del conflicto entre los padres, la custodia compartida puede ser más positiva para los menores que la custodia única. Hay análisis que demuestran que el aumento del contacto con el padre no residente podría neutralizar el efecto negativo que el conflicto entre los progenitores tiene en los menores. Investigaciones centradas en el estudio de los efectos del tipo de custodia sobre el bienestar de los menores, han realizado un examen sobre el tiempo que los hijos/as pasan con cada progenitor, demostrando que los menores que permanecían el mismo tiempo con ambos padres y disminuían las frecuencias de alternancia con uno y con otro, se veían menos afectados por la alta conflictividad de estos.

Robert Bauserman, en su investigación [Adaptación del niño en regímenes de custodia conjunta y de custodia exclusiva: meta-análisis] en Marzo de 2002; realizó un análisis de 33 estudios en los que se comparaba la adaptación de los niños/as en contextos de custodia compartida y custodia única, llegando a la conclusión de que independientemente del conflicto entre los padres,  los niños/as en régimen de custodia compartida estaban mejor adaptados que los que tenían una custodia exclusiva. En todas las medidas de ajuste, los/as niños/as de padres que compartían la custodia obtenían mejores resultados que los hijos/as de padres con custodia única, observándose en los primeros menos número y gravedad de comportamientos problemáticos, emociones más ajustadas, una mejor autoestima, mejores relaciones afectivas con el resto de sus familiares y un adecuado rendimiento escolar. Una de las principales conclusiones del meta-análisis de Bauserman fue la observación de resultados positivos en los progenitores que compartían custodia, ya que informaban que los niveles de conflictividad en sus relaciones de coparentalidad habían disminuido con el tiempo, aumentando la cooperación entre ambos, en contraposición con los resultados hallados en los padres con custodia única, que  continuaban teniendo enfrentamientos y la cooperación entre ambos disminuía a lo largo del tiempo. De estos resultados podemos deducir que “las soluciones de custodia conjunta (tanto legal como física) no parecen, como promedio, resultar perjudiciales para ningún aspecto del bienestar de los hijos y pueden, de hecho, ser beneficiosas”.

Otro estudio llevado a cabo por Joan B. Nelly,(Adaptación de los hijos en matrimonios y divorcios conflictivos. Análisis de un decenio de investigaciones – 2000), en el cual realizó un análisis de las investigaciones llevadas a cabo durante la década de los 90, sobre el efecto del divorcio en la adaptación de los menores, obtuvo resultados parecidos a los de Bauserman, deduciendo que la custodia conjunta da lugar a mejores resultados en general en el desarrollo del niño.

En  2007, Fabricio y Luecken concluyeron, desde la propia perspectiva de los menores, que la paternidad compartida es beneficiosa para los niños/as, tanto en situaciones de bajo y alto conflicto. Por lo tanto la investigación no es compatible con la presunción de que la cantidad de tiempo de crianza debe ser limitada en casos de alto conflicto. La alta conflictividad entre los progenitores no debe utilizarse para justificar las restricciones en el contacto de los niños/as con cualquiera de sus padres.

Otras investigaciones han comprobado que cuando uno de los progenitores adquiere la custodia única, el padre no custodio suele sentir un gran malestar y una gran frustración, ante un sistema  en el que el que obtiene la custodia, “se lo lleva todo”. Esto suele generar altos niveles de hostilidad a lo que se une el miedo al sentirse amenazado por la posible pérdida de sus hijos/as. Estudios muestran que cuando se ponen límites en la participación de alguno de los padres en la vida de sus hijos/as, aumentan los niveles de conflictividad y de hostilidad de este hacia el progenitor que obtiene la custodia. Cuando ninguno de los padres se siente amenazado por la pérdida de sus hijos/as y sienten que pueden participar plenamente en la vida de estos, el conflicto suele aminorar.

El ejercicio de una corresponsabilidad parental proporciona por tanto un estímulo para que los progenitores se esfuercen en cooperar, negociar y llegar a acuerdos conjuntos sobre el desarrollo del plan de crianza de sus hijos/as. Esta necesidad de colaboración aporta un aliciente para disminuir los conflictos y adoptar posturas flexibles en beneficio del bienestar de los niños/as. Recientemente se ha instaurado en Cataluña la figura del coordinador parental cuyas funciones van dirigidas a intervenir para ayudar a los padres a superar sus enfrentamientos y centrarse en la educación y crianza de sus hijos/as a través del cumplimiento de acuerdos de coparentalidad.

A modo de conclusión y de forma general, podemos afirmar que el litigio y el sistema de custodia única suele generar confrontación, afectando de forma negativa al desarrollo y bienestar de los menores. Cuando dos progenitores que desean ejercer sus funciones parentales y estar al lado de sus hijos/as, no son capaces de ponerse de acuerdo sobre cómo gestionar la crianza de los mismos tras la separación y terminan acudiendo a los tribunales, y estos resuelven en muchos casos que sea uno de los progenitores el que adquiera la custodia, los resultados suelen ser nefastos para el interés y bienestar del menor cuyas necesidades se verían totalmente cubiertas cuando son ambos progenitores los que se dedican de forma activa y colaborativa a su educación, recurriendo si es necesario a la ayuda de profesionales que les apoyen y asesoren en la adquisición de las competencias adecuadas para el mejor cumplimiento de sus funciones.

Autor: Francisco Góngora.

Educar a los menores en el uso seguro de las TIC.

Seguridad Tic y menores de edad

En la actualidad nadie pone en duda las excelentes oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para toda la sociedad, incluidos los niños y los jóvenes. Cada vez se desarrollan más experiencias e investigaciones que demuestran la utilidad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como herramientas pedagógicas. Todas las escuelas cuentan con dispositivos con acceso a Internet, a través del cual el alumnado prepara sus asignaturas, hace trabajos de investigación, participa en cursos, comunidades y foros, como parte de su proceso de aprendizaje. Hoy, el uso de Internet y las nuevas tecnologías, se ha convertido en una de las más importantes habilidades que todos/as tenemos que dominar para ser miembros exitosos de la sociedad. Las herramientas tecnológicas son uno de los medios más importantes con los que contamos para ayudar a nuestros hijos/as a aprender las competencias que van a necesitar en el futuro para desenvolverse en el mercado laboral.

Aunque los beneficios educativos son muchos, no podemos perder de vista, los peligros a los que se pueden exponer los menores con el uso de las TIC, es por ello que al igual que educamos a nuestros hijos/as sobre cuestiones relacionadas con el comportamiento, los modales y la seguridad en el mundo real, debemos de hacer lo mismo con el uso de las tecnologías. Es cierto que en este aspecto, existe una brecha digital generacional, y muchos padres no se sienten capacitados para gestionar los riesgos a los que se exponen sus hijos/as en el mundo digital, de la misma manera que lo hacen en el mundo real. Muchas veces se muestran inseguros en el conocimiento y la experiencia sobre las potencialidades de la red, a la vez que sus hijos/as manifiestan cada vez más habilidades en el uso de Internet, a pesar de que pueden no tener la madurez suficiente para hacerlo de modo fiable.

Los menores se conectan tanto desde casa cómo en el centro educativo e incluso en cualquier lugar a través de los teléfonos móviles, y todo ello en muchas ocasiones sin la supervisión de un adulto. Con frecuencia los padres entregan a sus hijos/as teléfonos móviles por motivos que van desde “todos sus amigos tienen uno” hasta “para contactar con ellos cuando están fuera de casa”, y la mayoría de las veces no les dan ninguna orientación sobre cómo usarlos de manera segura y responsable.

Enseñarlos a pensar y analizar de forma crítica su comportamiento en las redes, lo que dicen, lo que hacen y lo que comparten, resuelta esencial en la realidad presente. Con el incremento de los riesgos que se pueden encontrar los menores online, como son el ciberbullying, el grooming, el sexting, la exposición a contenidos sexuales inapropiados o el acceso a comunidades virtuales que pueden promover comportamientos dañinos, las familias se tienen que enfrentar cada vez más al reto de educar a sus hijos/as para que se desenvuelvan de forma segura en el mundo digital. Tienen un papel clave que desempeñar en el aprendizaje de los menores de las habilidades necesarias para navegar de forma segura. Todos los progenitores deberán de preguntarse, ¿Qué estamos haciendo para preparar a nuestros hijos/as para la vida en la era 2.0?. Con la tecnología totalmente arraigada en nuestras vidas, no podemos permitirnos ignorar esto. Si algún padre piensa que no tiene que informarse e involucrarse en cómo sus hijos/as están utilizando la tecnología, tiene que saber que  los está dejando desprotegidos en una parcela que está totalmente integrada en su día a día.

Una mayor información y educación que proporcione a los padres las habilidades necesarias para medir y gestionar los peligros a los que se enfrentan sus hijos/as, es necesaria. El gobierno, las autoridades, las escuelas y los servicios de atención a las familias, juegan un papel clave en la promoción y fomento de proyectos  destinados a prevenir y solucionar esta problemática.

Un ejemplo de este tipo de recursos a los que puede acceder cualquier progenitor interesado en adquirir conocimientos en materia de Seguridad TIC es el curso online “Seguridad TIC y menores de edad para educadores”. Esta acción formativa está incluida dentro del programa de “Capacitación en materia de seguridad en el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para padres, madres, tutores y educadores de menores de edad” puesto en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a través de Red.es. Esta iniciativa tiene como objetivo dotar de destrezas a los progenitores y educadores, de modo que sean capaces de acompañar a los menores de edad en el uso de las TIC de una forma responsable. A través de diferentes plataformas en la red podemos encontrar abundante material y recursos relacionados con la prevención, control e intervención en cuestiones vinculadas con la seguridad en el uso de las TIC por parte de menores de edad. Os facilito el enlace de algunos de estos sitios web especializados:

  • Chaval.es– Portal web de referencia centrado en el buen uso de las TIC.
  • Pantallas amigas– Iniciativa cuya misión es la promoción del uso seguro y saludable de las TIC.
  • Ciberbullying.com– Portal web especializado en ciberacoso.

Las Tic por si solas no conducen a ningún riesgo, es el uso que hacemos de ellas lo que puede ocasionar los peligros. La mejor herramienta con la que contamos para garantizar un uso adecuado por parte de los menores es la educación. Educar es proteger.

Francisco Góngora.

¿Qué factores inciden en el comportamiento delictivo de un menor?

Delincuencia juvenil.

Mi post anterior en Resuelve Ahora, trata sobre  la mediación como una herramienta de gran utilidad para intervenir con menores que han cometido algún delito y son juzgados por ello. Aquí nos vamos a centrar en exponer cuales son los factores que están presentes en el núcleo familiar y aumentan las probabilidades de que el menor tenga problemas de comportamiento ( factores de riesgo), así como los factores protectores, es decir, las pautas que deben de seguir los progenitores para disminuir esta probabilidad. Resuelta   fundamental conocer estas causas, ya que nos aportan material para poder así adoptar un enfoque preventivo en el área de intervención con familias en la que se centra nuestro principal ámbito de actuación.

Las investigaciones apuntan a varias circunstancias entre las determinantes del alcance de los problemas de conducta y la delincuencia que se manifiesta en un menor de edad. Las relaciones familiares, los deberes, las responsabilidades y los privilegios, y la cantidad de control que se ejerce sobre los menores, juegan un importante papel en la formación del carácter e influyen de un modo determinante en el comportamiento. Las actitudes y acciones de los progenitores influyen de manera decisiva en las actitudes y comportamientos de los hijos/as. Cualquier perturbación grave en uno o ambos padres puede producir un impacto negativo devastador en un joven. Los roles y las normas que los jóvenes siguen, las aprenden a través de las experiencias individuales que les brinda su pertenencia a una familia, suponiendo uno de los pilares básicos de su proceso de socialización. Cuando falla la familia, otros agentes socializadores asumirán un papel cada vez mayor en la vida de un niño, como puede ser un grupo de iguales que ejerzan una mala influencia.

A veces las familias tienen una tendencia a contribuir a la conducta problemática y posteriormente  delictiva de los jóvenes. El conflicto prolongado entre los padres que demuestran  ideas opuestas o un  modelado negativo del tipo “No hagas lo que yo hago; pero haz lo que yo digo”, puede enseñar indirectamente lecciones completamente opuestas a las previstas. Esta forma de aprendizaje indirecto mediante la observación de modelos parentales negativos es uno de los principales factores que puede causar comportamientos infractores. Varios estudios explican el considerable impacto sobre el menor de un rol parental negativo.

La disciplina es otro de los elementos claves en la interrelación entre progenitores e hijos, que puede ser un factor de riesgo para comportamientos problemáticos o delictivos. Una supervisión inadecuada por  parte de los padres, el  establecimiento de una disciplina errática ( a veces estricta y otras veces laxa) o demasiado estricta o extremadamente laxa, y también la falta de coherencia entre los progenitores a la hora de aplicar pautas y normas disciplinarias, convierte a los menores en víctimas de fallas graves educativas. La consistencia y la persistencia en la aplicación de las normas son necesarias para que el menor aprenda a comportarse de forma conveniente. Las situaciones y los métodos de control y de aplicación de pautas educativas, deben de ocurrir con regularidad suficiente para que el menor sea capaz de distinguir entre el comportamiento adecuado y el inadecuado.

Las investigaciones demuestran que el comportamiento violento o agresivo a menudo se aprende temprano en la vida. Sin embargo, los padres, familiares o cuidadores pueden enseñar a los niños/as a lidiar con las emociones sin usar la violencia e ir adquiriendo autocontrol e inteligencia emocional. Al igual que la mala práxis educativa de los progenitores puede provocar en los hijos/as comportamientos delictivos a temprana edad, también tienen el poder de jugar un papel principal en la reducción de la violencia y comisión de infracciones, adoptando un modelo educativo coherente y basado en valores para la convivencia.

Orientaciones para padres.

A continuación expondré algunas sugerencias para padres o cuidadores que funcionan como factores protectores en la prevención del comportamiento violento y delictivo.

  • Aporta a tus hijos amor y atención constantes.

Cada niño/a necesita establecer una fuerte relación con un padre, madre u otro adulto para sentirse seguro y desarrollar un sentido de confianza. Los problemas de conducta y delincuencia se desarrollan con menos frecuencia en los menores cuyos padres participan de forma activa y consciente en sus vidas, especialmente a una edad temprana.

  • Proporciona a tus hijos/as control y supervisión.

Los niños/as dependen de sus padres y miembros de la familia para su desarrollo, protección y apoyo, a medida que aprenden a pensar por sí mismos y se van haciendo autónomos. Sin supervisión adecuada, no reciben la orientación y la guía que necesitan. Los estudios indican que sin un control adecuado a menudo tienen problemas de comportamiento que pueden derivar posteriormente en delincuencia.

  • Sé constante con las normas y la disciplina.

Los niños/as necesitan una estructura, en la que cuenten con  expectativas claras acerca de las consecuencias de su comportamiento. Es conveniente establecer normas y hacer que se cumplan de manera constante y firme. Establecer reglas y luego no hacerlas cumplir es confuso y configura en  los niños la imagen de que finalmente pueden salirse con la suya. Una buena idea es involucrar a los niños en el establecimiento de normas siempre que sea posible. Explique a sus hijos/as lo que usted espera, y cuales son  las consecuencias de no seguir las reglas. Esto les ayudará a aprender a comportarse de manera correcta y a ir adquiriendo control sobre su conducta.

  • Incentiva la realización de actividades saludables.

Anime a sus hijos en edad escolar o mayores a participar en actividades monitorizadas después de la escuela, tales como pertenecer a equipos deportivos u otras actividades de ocio que les gusten y les motiven. Es importante que acompañe a sus hijos/as en estas actividades de juego y ver cómo se comportan con su grupo de iguales. Enséñelos a responder adecuadamente cuando otros utilizan insultos, amenazas o agresiones físicas. Explique a sus hijos que no se trata de conductas apropiadas y como resolver esas situaciones de forma adecuada, utilizando otro tipo de comportamientos como el diálogo.

  • No incite a su hijo a tener comportamientos violentos.

En ocasiones algunos padres alientan la conducta agresiva sin saberlo. Por ejemplo, algunos padres piensan que es bueno para un niño/a que aprenda a defenderse empleando la fuerza física. Enseñe a sus hijos que es mejor resolver los problemas utilizando el diálogo y no con puñetazos, amenazas o armas.

  • Mantenga la violencia fuera de su hogar

La violencia en el hogar puede ser muy  perjudicial para los niños. Estos necesitan un hogar seguro y afectuoso. Un niño que ha visto la violencia en su casa no siempre se convierte en violento, pero tiene más probabilidades de tratar de resolver los conflictos con violencia. Tenga en cuenta también que las discusiones hostiles y agresivas entre los padres son mal ejemplo para ellos.

  • Enseña a tu hijo/a a respetar y a ser honesto.

A menudo los niños aprenden con el ejemplo. Los comportamientos, valores y actitudes de los padres y hermanos tienen una fuerte influencia en ellos. Los valores del respeto, la honestidad, la tolerancia y la solidaridad, pueden ser fuentes importantes de ejemplo para ellos, especialmente si se enfrentan a la presión negativa de los compañeros en el colegio o en el vecindario. Ayude a sus hijos a aceptar y llevarse bien con las personas de diversos orígenes raciales y étnicos. Enséñeles que criticar a la gente porque son diferentes puede hacer daño, y que los insultos son inaceptables. Asegúrate que entiendan que el uso de las palabras para incitar a la violencia – o aceptar en silencio el comportamiento violento – es perjudicial. Advierta a su hijo que el acoso y las amenazas hacia otros puede tener consecuencias muy graves. La mayoría de los niños a veces actúan de forma agresiva y pueden golpear a otra persona. Sea firme con sus hijos/as sobre los posibles peligros de un comportamiento violento. Recuerde también elogiarlos cuando resuelvan los  problemas de forma constructiva y sin agresividad. Son más propensos a repetir las buenas conductas cuando son recompensados con atención y elogios.

  “La educación es la vacuna contra la violencia” Olmos, Edward James

Francisco Góngora.